ELIGE TU PROPIA AVENTURA EN LOS PUEBLOS DE MONTAÑA DE LA COLUMBIA BRITÁNICA

Compartir  Facebook Twitter Pinterest | Imprimir Your browser does not support SVG.
Person viewing Howe Sound from the Sky Pilot Suspension Bridge at the Sea to Sky Gondola in Squamish |
Sea to Sky Gondola | @entre2escales

Desde senderismo y rafting hasta ciclismo de montaña y canotaje, los paisajes verticales de la provincia “elevarán” tus vacaciones de otoño a otro nivel.

 Con 10 grandes cordilleras que atraviesan la provincia, desde las Rocosas Canadienses en el este hasta las Montañas de la Costa en el oeste, nunca estarás lejos de alguna comunidad de las montañas en la Columbia Británica. Estos poblados son más que simples campamentos base para la aventura, pues cobran vida propia con su cultura única, su gastronomía con chefs que convierten los ingredientes locales en manjares memorables, y cerveceros que elaboran cerveza artesanal y mezclan vino.

El mejor momento para dirigirte a estas colinas es indudablemente en el otoño, cuando los colores cambiantes de los follajes y una luz más etérea (debido a que el sol está más bajo en el cielo) se suman a los fotogénicos paisajes de las montañas mientras recorres las carreteras panorámicas en camino a las excursiones, los paseos en bicicleta de montaña o las degustaciones a una cervecería local.

Con casi el 70% de los residentes de la Columbia Británica  totalmente vacunados, este otoño es también un periodo seguro para explorar más las tierras locales de las montañas de la Columbia Británica con menos turistas. Recarga energías en la naturaleza, vuelve a ver a tus seres queridos y haz algunas de las cosas que siempre has querido hacer (¿cómo una tirolesa, por ejemplo?).

Nota: Este artículo fue escrito específicamente para las circunstancias únicas de viaje en 2021. La información es precisa en el momento de la publicación; te recomendamos que te pongas en contacto directamente con los establecimientos para confirmar su disponibilidad y familiarizarte con sus políticas de COVID.

Collecting firewood for the fireplace at Sunwolf Riverside Cabins | Hubert Kang
Cabañas de Sunwolf junto al río | Hubert Kang

SQUAMISH: LA ENTRADA A LA AVENTURA

Cada vez son más los viajeros que se dirigen desde Vancouver hacia el norte por la autopista Sea-to-Sky Highway y se detienen en Squamish para pasar unos días ahí. La ciudad se está convirtiendo en una meca de la aventura por derecho propio, y con mucha razón. Es un lugar codiciado por los escaladores de roca, y sus senderos cercanos y espectaculares vistas al mar y a las montañas son cada vez más populares entre los excursionistas y los ciclistas de montaña.

Para comenzar a vivir la aventura, dirígete a la Góndola Sea to Sky. Más que un simple ascenso a una montaña, este viaje escénico lleva a los visitantes a todo un sitio de recreo al aire libre con paseos interpretativos, excursiones desafiantes y una ruta de vía ferrata que incluye pasarelas vertiginosas y puentes colgantes. Haz una excursión con Squamish Rafting por el río Cheakamus para refrescarte; durante el otoño, los rápidos son menos agresivos, y la aventura Elaho Whitewater Experience incluye saltos en los acantilados y un almuerzo en un campamento privado de una isla.

Después de un día ajetreado, relájate en la ruta de BC Ale Trail, donde podrás saciar tu sed en tres cervecerías artesanales locales, entre ellas la Backcountry Brewing y la original Howe Sound Brewing. (Consejo: En una tarde fresca de otoño, no hay nada mejor que el ambiente rústico y las hogueras al aire libre de A-FRAME Brewing).

¿Te preguntas en dónde alojarte en Squamish? Desconéctate en una de las adorables cabañas de Sunwolf junto al río, y a la mañana siguiente, aliméntate con unos huevos Benny o un tazón de desayuno en Fergie’s, que está al lado de las cabañas.

Audain Art Gallery, Artista Xwalacktun | Hubert Kang

WHISTLER: MÁS QUE MONTAÑAS

Con un famoso resort de esquí que se extiende entre dos picos de las escarpadas Montañas de la Costa, Whistler atrae a los aventureros locales durante todo el invierno. Pero este vibrante lugar es simplemente impresionante en el otoño, cuando las hojas empiezan a cambiar, las multitudes del verano se dispersan y las temperaturas más frescas atraen a los ciclistas de montaña, a los excursionistas e incluso a los adictos a la adrenalina deseosos de volar por el bosque en la tirolesa más larga de Canadá.

Este es un momento ideal para pasear por el popular sendero de cedros “Ancient Cedars” en una excursión con Whistler Eco Tours. Un guía te llevará a una arboleda de cedros de 900 años y te hablará de la importancia de estos gigantes y de su papel en la ecología costera. Después, podrás seguir contemplando la naturaleza en el Scandinave Spa Whistler, enclavado en el bosque a las afueras de la ciudad. Allí encontrarás un circuito de hidroterapia que consta de baños de vapor, albercas frías y cómodos solarios que desintoxican y rejuvenecen.

Los amantes de la cultura también encontrarán mucho que hacer en Whistler. El aclamado museo Audain Art Museum exhibe obras de Emily Carr y una colección de máscaras de las Primeras Naciones de la Costa Noroeste. Para vivir otra experiencia de arte indígena, la exposición permanente “What We Treasure” del Centro Cultural Squamish Lil’wat es también una visita obligada. Las visitas regulares son guiadas por un embajador cultural que comparte historias y tradiciones indígenas entre obras talladas, canoas, herramientas, mantas y ropajes. Termina el día con un tarro de cerveza del “lúpulo” de la montaña: hay tres cervecerías artesanales en la ciudad y octubre resulta ser el mes del evento cervecero Whistler Craft Beer Month; finalmente, ponte cómodo en el acogedor Pangea Pod Hotel en el corazón de Whistler Village.

I-Hos Gallery | Comox Valley/Jordan Dyck

LA ISLA DE VANCOUVER: EXPLORA NUEVAS ALTURAS

Con todo el revuelo que rodea a los pueblos costeros de la Isla de Vancouver, como Tofino, es fácil olvidar que la Gran Isla, favorita como destino para una escapada en la Columbia Británica, también tiene montañas. La más famosa de ellas es Mount Washington, que, cuando se derrite la nieve, pasa de ser una zona de esquí a un paraíso del senderismo, el ciclismo de montaña y las tirolesas.

Puedes elegir entre recorridos fluidos y técnicos para todos los niveles de ciclismo, o tomar el camino más fácil para bajar la montaña en un trayecto de 2.3 km de tirolesas que zigzaguean en cuatro líneas escénicas mientras alcanzas velocidades de hasta 100 kilómetros por hora. Una vez que se te haya bajado la adrenalina, planta firmemente tus pies en la tierra en la galería I-HOS Gallery de Courtenay, con su impresionante colección de máscaras, obras talladas, joyas y modas de las Primeras Naciones de la Costa Noroeste. A continuación, recarga energías con unos noodles recién hechos con ingredientes locales en Nikkei Ramen-ya, cerca de Courtenay. O bien, consiéntete con una hermosa dona hecha a mano en el establecimiento familiar Bigfoot Donuts (la dona The Bigfoot bañada en chocolate es un todo un clásico).

Haz del resort Kingfisher Oceanside Resort & Spa tu base principal para escaparte el fin de semana y descansa a gusto en una cómoda y espaciosa suite. Pero antes, no olvides consentir a tus músculos adoloridos con un masaje de relajación o un baño rejuvenecedor en la cueva de hidroterapia del Pacific Mist Spa.

Chute Lake Lodge | Emma Choo

VALLE DE OKANAGAN: LISTA DE COSAS QUE HACER EN OTOÑO

Kelowna y el Valle de Okanagan cobran vida en otoño. Los días más templados alivian el calor del verano, y los acantilados redondeados, los viñedos del valle y los bosques de alerces brillan como el oro bajo un cielo azul claro. Este año, la región será nuevamente sede del festival vinícola Okanagan Fall Wine Festival, por lo que es posible recorrer el camino ferroviario Kettle Valley Railway (KVR) en bicicleta, contemplar el recorrido de los salmones y degustar variedades de vino que van desde el Chardonnay hasta el Viognier, todo ello en una fabulosa fiesta otoñal.

El tramo más famoso del KVR es el Myra Canyon, una sección de 12 km en la que puedes pedalear por 18 plataformas de vías del tren y dos túneles mientras disfrutas de las vistas del lago Okanagan y de la ciudad, situada mucho más abajo. Si lo haces en el momento ideal (entre mediados y finales de octubre), disfrutarás de una explosión de color en la ladera de la montaña cuando las hojas puntiagudas de los alerces se vuelven doradas. Renta una bicicleta en Myra Canyon Bike Rentals, o haz una excursión guiada de cuatro horas por las plataformas. Los ciclistas más ambiciosos pueden pedalear por el KVR desde Rock Creek hasta Penticton con KVR Cycle Tours, y se alojan en posadas del camino, como la histórica Chute Lake Lodge.

Después de un paseo, los salmones kokanee están en el menú, pero en sentido figurado, pues en este caso hacen el recorrido anual del salmón, que comienza a mediados de septiembre. Los lugares clave para observar el regreso de los peces de color naranja brillante a sus zonas de desove son Hardy Falls cerca de Peachland, y el Parque Regional Mission Creek, en Kelowna, el cual cuenta con un canal de desove. Para disfrutar de algo diferente, Elements Adventures organiza excursiones en canoa para ver salmones en el río Shuswap, cerca de Enderby.

Es hora de brindar por haber realizado todo lo que querías hacer; hazlo con una copa de vino de la Columbia Británica o un cóctel en el patio del histórico Eldorado Hotel, antes de volar de vuelta a la ciudad en el nuevo servicio aéreo Kelowna-Vancouver de Harbour Air.

Nelson | Kari Medig

LAS ROCOSAS DE KOOTENAY: LA RESPUESTA DE LA COLUMBIA BRITÁNICA A BANFF

Las Montañas Rocosas canadienses no terminan en la frontera con Alberta, sino que siguen recortando el cielo con sus dentados picos en el lado de la Columbia Británica, en los parques nacionales de Yoho y Kootenay (nota: las obras en la autopista Highway 1 entre Golden y Field pueden afectar a tu viaje). En las Rocosas de Kootenay te quedarás sin palabras al admirar sus rutas de senderismo alpino que conducen a poderosas cascadas y relucientes lagos tranquilos, donde el canotaje es lo más natural del mundo.

Tómate unos días para desconectarte y explora la región desde una cabaña de montaña. Situadas junto a la autopista Highway 95, al sur de Golden, las lujosas cabañas de Mount 7 Lodges fueron construidas a la medida, con vistas espectaculares y jacuzzis privados. Por su parte, Emerald Lake Lodge es una histórica construcción con estructura de madera que es un poco más rústica y está situada en la orilla del fotogénico lago Emerald; cuenta con habitaciones tipo cabaña y una gastronomía inspirada en las montañas (imagínate un lomo de alce con terrina de setas).

Cambia tus botas de montaña y el remo por una bicicleta y sube a una montaña para ver los colores del otoño. Si te diriges al oeste hacia las Montañas Columbia, llegarás a Wandering Wheels de Revelstoke, que ofrece un inolvidable recorrido guiado en bicicleta de montaña, o un servicio de transporte desde y hacia el inicio de la ruta del recorrido; cerca de ahí, en Golden, encontrarás un impresionante panorama de ciclismo de montaña. Y para rehidratarte y deleitarte después de un paseo, puedes visitar las cervecerías Whitetooth Brewing en Golden, y Monashee Spirits Craft Distillery o Mt. Begbie Brewery en Revelstoke.

No importa cuál sea la comunidad de montaña que elijas, los días activos, el aire fresco y las noches frías y tranquilas recargarán tus energías para recibir los días más cortos del otoño.