Après, Après! Delicias después de esquiar que puedes encontrar en los Resorts Nevados de la Columbia Británica

Compartir  Facebook Twitter Pinterest | Imprimir Your browser does not support SVG.

Es fácil avivar el fuego (o sea, despertar el apetito) mientras se esculpen las pistas en el terreno de la Columbia Británica. Y cuando los esquiadores y los snowboarders terminan un día de juego, se recompensan a sí mismos con todo, desde festividades familiares hasta delicias dignas de un brindis. Estas son algunas de las mejores maneras de disfrutar la atmósfera del après en la Columbia Británica.

Groups of people skate at an outdoor rink in the evening.

Patinar es una de las muchas actividades familiares disponibles en Whistler. Imagen: @ryanregehr vía Instagram

DIVERSIÓN FAMILIAR

Encontrar una actividad adecuada para todas las edades es una tarea difícil, pero la Columbia Británica la tiene.

En Whistler, la actividad de après es un asunto que se hace al aire libre. Ubicado en Whistler Olympic Plaza, algunas noches durante los meses de invierno, ofrecen actividades familiares (Family Après), con todo, desde entretenimiento en vivo y concursos de muñecos de nieve, hasta narraciones de cuentos y trineos. Tip: consulta con un anfitrión de la aldea, ya que las ofertas cambian de una semana a otra.

En el Resort Sun Peaks, Moonlight Snowshoe & S’mores tours exploran el paisaje invernal que predomina en el pueblo, un espectáculo iluminado por luces brillantes. La caminata de un kilómetro a través del bosque termina al lado de una fogata con golosinas acarameladas y recién hechas, acompañadas de sidra de manzana caliente.

A young boy scales a thick wall of white ice.

Escalada sobre hielo en el Resort de Esquí Big White. Imagen: Big White Ski Resort

El Happy Valley Adventure Park del Resort de esquí Big White es el hogar de una torre de hielo de 18 metros para escalar, diseñada para todos, desde principiantes hasta escaladores de hielo avanzados. Para completar el paquete, reserva un tour de motos de nieve al atardecer y termina la noche tomando chocolate caliente y asando malvaviscos en una fogata.

An outdoor skating rink surrounded by snow-dusted trees under an evening sky.

Pista de patinaje al aire libre en el Resort SilverStar Mountain. Foto: Blake Jorgenson

Dando un salto más hacia el norte, está el Resort SilverStar Mountain que ofrece la mejor experiencia todo en uno con My1Pass. Mostrando el pase garantiza boletos de lift con todo incluido, además de diversión deslizante en el parque de tubbing, giros en el estanque de montaña congelado al aire libre y caminatas con raquetas de nieve, además de caminatas cross-country a través de bosques de abetos. Si aún tienes energía, mira más allá de las inclusiones del pase y opta por un paseo en mini motos de nieve, paseos en trineo, tour de cenas y una competencia amistosa en la única pista de boliche esquí-in/esquí-out del planeta.

En el Resort Kicking Horse Mountain, cerca de Golden, las familias prefieren ir a la rediseñada zona de llantas Tube Zone. Dirígete a la cima, por el lift Jelly Bean y manténte en la fila para deslizarte cuesta abajo. Más al sur, en Fernie, los chicos “cool” recorren la nieve de una manera completamente diferente, gracias a las bicicletas de nieve. ¿Qué es lo que te espera? Un viaje a baja velocidad ideal para primerizos, así como viajes para ciclistas experimentados.

Los esquiadores y snowboarders empedernidos son atraídos por la profunda nieve que hay en el Resort de esquí Whitewater, y por el cercano Resort de Aguas Termales Ainsworth.  Descubierto por primera vez por la tribu de Primeras Naciones Ktunaxa, aquí el agua curativa y rica en minerales de Ainsworth, tanto en la alberca como en la cueva única del resort, es ideal para resolver torceduras.

EXPERIENCIAS CANADIENSES POR EXCELENCIA

Algunas actividades de invierno imperdibles son tan canadienses, como los castores y la miel de maple.

Prepárate para el Resort Sun Peaks, donde las actividades après-esquí incluyen dar giros en la pista de patinaje al aire libre, del tamaño de la NHL (National Hockey League). El patinaje al público tiene una tarifa estándar, así como las sesiones de hockey sin límite que pueden ayudarte a mejorar tus habilidades.

Dirígete a Apex, ahí podrás ponerte los patines en otra pista de hockey del tamaño de la NHL, a un paso de la villa. Para cambiar de escenario, prepárate para deslizarte por el circuito de patinaje del resort, un tramo de un kilómetro iluminado con luces blancas de Navidad. El camino de Zamboni te asegura un paseo suave.

¿Curling? Listo. ¿Hockey? Por supuesto. Revelstoke lo tiene, gracias a Drop-in Curling todos los viernes por la noche por tan solo $5 dólares canadienses, cortesía del Club Revelstoke Curling. Si quieres brindar con cerveza, mira lo mejor del hockey Junior B, los Revelstoke Grizzlies juegan en casa.

En Kimberley, es difícil superar la serenidad de las pendientes durante una caminata con raquetas de nieve. El descenso de la montaña te llevará allí; un paseo en el lift North Star Express hacia la parte delantera de la montaña sigue una ruta sinuosa e interpretativa de regreso a la base de la villa. Tu recompensa: un aperitivo casero servido con chocolate caliente.

A group of friends enjoy a pot of chocolate fondue.

Tomando un descanso en el Resort Sun Peaks. Imagen: Royce Sihlis

Cena, con un Giro

Cenar en los resorts de esquí de la Columbia Británica no tiene que ser sólo la experiencia estándar.

En la montaña de Whistler, las delicias post-esquí son sublimes. Steeps Grill & Wine Bar prepara el escenario para su Winemaker Après Series, presentando a sus estelares vinos tintos y blancos maridados con los menús locales.

En Sun Peaks, Fondue Dinner and Evening Descent combina la aventura al aire libre con las delicias culinarias. Un viaje en el lift Sunburst Express hasta el restaurante Sunburst Mid Mountain termina con un fondue, combinado con música en vivo. Después de la cena, toma un paseo por 5 Mile, una pista de esquí iluminada por linternas.

¿Se te antojan unos huevos con tocino? En el Brunch de Horse Drawn Sleigh Ride de Big White podrás satisfacer tus antojos matutinos. O, si prefieres hacer un paseo nocturno en trineo, Dinner & Sleigh Bells te transportará a una cabaña en el bosque para deleitarte con un banquete de pollo y costillas, cortesía de los chefs de Kettle Valley Steakhouse.

A las familias se les abre el apetito en el Resort SilverStar Mountain, gracias a una serie de excursiones de cenas de invierno. La Oferta: hacer esquí cross-country, o un viaje en snowcat o en moto de nieve a Paradise Camp. O puedes acurrucarte en una manta mientras paseas en trineo jalado por caballos camino hacia la Cabaña Wild Horseman. Ambos destinos te esperan a la mitad de la montaña, donde levantarás tu copa para brindar por los manjares locales.

El Kootenay Fondue en el Resort Alpino Kimberley promete una dulce recompensa. Aquí, el lift North Star Express te dejará en la cima de la montaña; un agradable recorrido de 30 minutos con raquetas de nieve hacia Kootenay House, donde te espera un fondue de delicioso chocolate.

The exterior of a cabin that overlooks a stunning mountain range.

La cabaña Elkhorn de Panorama promete una deliciosa experiencia con fondue. Imagen: Stephan Malette Photography

La Cabaña Elkhorn en el Resort Panorama Mountain ofrece opciones igualmente deliciosas. Ubicada a mitad de camino.

En la cabaña de la pista Rollercoaster de Panorama, sirven una comida al estilo raclette suizo, donde podrás derretir una gran cantidad de queso y preparar verduras y carne en tu propia parrilla. Es una deliciosa (aunque desordenada) indulgencia que se amplifica cuando se sirve con vinos locales y cerveza artesanal de la Columbia Británica.

En la cima de la montaña Panorama, el Summit Hut satisface a los grupos hambrientos con experiencias de heli-fondue. Viaja en helicóptero al pico de Panorama para disfrutar un menú tradicional de queso y chocolate, acompañado con vinos de la Columbia Británica. Al final de la comida, los comensales hacen un descenso escénico esquiando hasta el pueblo o regresan a la base en helicóptero, con el estómago lleno.

A group of diners enjoy a plate of pulled pork nachos.

Los nachos con carne de puerco en Dusty’s son uno de los bocadillos favoritos para el après- esquí. Imagen: @ryanregehr vía Instagram

LICORES LOCALES

A veces necesitas más que el calor de una hoguera para calentar tus manos y pies. ¿Por dónde empezamos? Baila en Garibaldi Lift Co. en la base de la Montaña Whistler, forma una fila de shots para beberlos en Merlin’s Bar en la cercana Montaña Blackcomb, o toma un Caesar, la mejor bebida del après canadiense, en el Dusty’s Bar & BBQ en Creekside.

A gunbarrel is heated over a flame for a Gunbarrel Coffee.

El café Gunbarrel, servido en Big White. Imagen: Big White Ski Resort

En el Moose Lounge de Big White, en Thompson Okanagan de la Columbia Británica, la música en vivo, los menús locales y los licores vienen con manualidades gratuitas y palomitas para los más pequeños. Cerca de allí, los niños más grandes y los aficionados al café suben hasta Gunbarrel Grill, donde el famoso Café Gunbarrel del resort es presentado de una forma única. El Grand Marnier en llamas se vierte  sobre el doble cañón de una escopeta descargada, directamente a una taza con café de “vaquero”.

Para un cambio de escenario, dirígete hacia el sur hasta el Resort Apex Mountain. En el corazón del pueblo, el famoso Gunbarrel Saloon del resort sirve bocadillos junto con cervezas artesanales locales y comida preferida de temporada, incluida su propia versión de un café Grand Marnier Gunbarrel, que seguramente descongelará incluso a los esquiadores más experimentados.

Más al noreste, en el Resort Revelstoke Mountain, la cerveza Begbie elaborada localmente atrae a los fanáticos a Mackenzie Common Tavern en la base del pueblo. Si no te gusta la cerveza, puedes pedir un Ugly Sweater, el cóctel exclusivo de la taberna. Si la noche aún es joven, continúa la fiesta en el Village Idiot Bar & Grill, un agradable bar de esquí conocido por su sabroso menú y su ambiente bullicioso.

Earl Grey Lodge, dirigido por una familia del Resort Panorama Mountain, promete un nuevo elemento esta temporada: la cabaña Smokehouse. Una extensión del Restaurante Grey, la cabaña da la bienvenida a esquiadores y snowboarders para ofrecer delicias de après, incluyendo carnes canadienses ahumadas, además de platillos vegetarianos y sin gluten.

A bartender pours shots into ice shot glasses at the Fernie Ice Bar.

Todo es frío en el Ice Bar de Fernie. Imagen: Fernie Alpine Resort

Más al sureste, el ambiente es relajado en Fernie’s Lizard Creek Lodge. Aquí, el Ice Bar ofrece vodka Stoli junto con vodkas de todo el mundo en una sala de degustación a menos cero grados, donde los fanáticos vestidos con chamarras de plumas de ganso marca Helly Hansen, se unen al residente del hotel experto en vodka para probar las muestras.

Escucha música en vivo y pide una pinta de lo mejor en Rossland Beer Company en el Rafter’s Lounge del Resort RED Mountain, en Rossland, más al este. Cerca, en el centro de Rossland, el Flying Steamshovel combina cervezas locales con amistosas competencias, ya sea un juego de billar o una animada ronda de Neglin, un juego tradicional alemán donde los participantes golpean furiosamente clavos para encajarlos en un sólido tronco de madera.

Si lo que quieres es evitar el ambiente competitivo, dirígete a la ciudad cultural de Nelson, donde la actividad del après en Whitewater incluye jazz en vivo en el histórico Library Lounge en el Hotel Hume. Establecido en 1898, el Hume es un excelente lugar de reunión para deshacerse del frío invernal y disfrutar de una comida abundante al final del día.

En la isla de Vancouver, los lugareños se reúnen en el Ted’s Bar + Grill del Resort Alpino Mount Washington. Que cuenta con un ambiente familiar durante el día, pero la parrilla se transforma cuando el sol se oculta, con cervezas, cócteles exclusivos y comida de pub local acompañada por entretenimiento en vivo.

Imagen de portada: Montaña Panorama Foto: Zoya Lynch