¿Qué diablos es un Baño de Bosque? 5 Cosas que No Sabías sobre el Shinrin-Yoku en la Columbia Británica

Compartir  Facebook Twitter

El Baño de Bosque (Forest bathing) es la última tendencia en salud, pero ¿qué es exactamente? Traducido del término japonés shinrin-yoku, el Forest bathing también se conoce como terapia forestal. Es como hacer senderismo por el bosque. Es como meditar entre los árboles. Sin embargo, tampoco es eso exactamente.

“Yo he estado haciendo terapia forestal toda mi vida y no sabía que había un término para eso”, dice Haida Bolton. Desde La Costa del Sol, Bolton describe cómo creció en su natal Columbia Británica, nos relata que siempre se ha sentido animada de hacer caminatas contemplativas a través del bosque. Cuando escuchó por primera vez sobre el Shinrin-Yoku, descubrió que la ciencia detrás de ello, era intrigante.

Con sede en Pender Harbor, Bolton organiza campamentos diurnos por la naturaleza, para niños, ofrece reflexología tanto en interiores como en exteriores. En 2016, fue certificada por la Association of Nature & Forest Therapy como la primera guía de terapia forestal de la Columbia Británica. La organización, con sede en California, promueve el concepto japonés de shinrin-yoku, que conlleva caminar lentamente por el bosque y absorber el entorno con todos los sentidos. Así es como Bolton explica la práctica.

EL BAÑO DE BOSQUE NO ES HACER SENDERISMO

Two hikers travel over a moss-covered fallen log in a dense forest.

Caminando por el bosque cerca de la playa Qualicum en la Isla de Vancouver. Foto: @jessfindlay vía Instagram

Mientras que una caminata implica moverse a propósito sobre un terreno o camino, el BAño de Bosque no se trata de seguir una ruta definida. Las caminatas de terapia forestal de Bolton, duran alrededor de 2 horas y media, y pueden abarcar solo un kilómetro. “Esta experiencia es mucho más lenta”, dice ella. “La guía llevará a los participantes a un ritmo más lento y los hará interactuar con el bosque con todos sus sentidos”. Más que enfocarse en el destino, el punto es centrarse en los detalles del viaje.

Pero a diferencia de un paseo por la naturaleza interactivo, el papel del guía no es explicar la flora y la fauna. Más bien, la guía facilita la experiencia contemplativa, “invitando” a los participantes a interactuar con el bosque de una manera significativa y terapéutica.

Por ejemplo, se invita a los participantes a usar sus ojos, prestando atención a lo que está en movimiento. “A veces hay muchas aves volando y eso es fácil de ver. A veces sopla el viento, esa suave brisa puede hacer caer una pequeña hoja que girará en círculos “, explica Bolton.

Otras veces los participantes se enfocarán en el sonido o el tacto. “¿Cuántos de nosotros realmente bajamos la velocidad y sentimos las diferentes texturas en el bosque?”, Pregunta Bolton. Incluso se estimula el sentido del gusto. Al final de la sesión, hay una ceremonia del té en la que se preparan las plantas comestibles del bosque, como el bálsamo de limón, la raíz de regaliz o un nuevo brote primaveral cítrico del árbol de la cicuta.

EL BAÑO DE BOSQUE ES UNA EXPERIENCIA TANTO PERSONAL COMO COMPARTIDA

A man in a red jacket stands on a fallen log, looking upwards at a tall tree.

Cathedral Grove en la Isla de Vancouver. Foto: Sean Scott

Si bien algunas personas comparan el Baño de Bosque con la meditación, no tiene que ser necesariamente una experiencia solitaria. Sin embargo, es una experiencia consciente, combinada con el paseo lento y de realmente estar en el momento.

Pero compartir es también parte de la experiencia. Bolton guía a las personas individualmente y en grupos de hasta 12 personas. “Se necesita un grupo lo suficientemente pequeño como para sentir esa intimidad”, nos platica. Los participantes tienen tiempo para contemplar el bosque por su cuenta y también con los demás. “Hace que sea una experiencia mucho más rica”, dice ella. “Puedes escuchar y ver cosas a través de lo que los otros comparten y que tu no las habías percatado. Hay mucha conexión y placer en compartir la terapia forestal con otras personas “.

EL FOREST BATHING PUEDE SER GUIADO O INDEPENDIENTE

A woman sits on a moss-covered fallen log in the forest.

Haida Bolton guía a los grupos del Forest Bathing desde la base en Pender Harbour en la Costa del Sol.

Bolton reconoce que no necesita de una guía para practicar la terapia forestal; a algunas personas les funciona practicarlo por sí solos. Pero una guía puede ayudar a facilitar el proceso, controlar el ritmo e invitarlos a experimentar el bosque de nuevas formas. “La gente dice que está agradecida de tener una guía para mantener el paso lento, ya que nunca se habían desacelerado lo suficientemente como para disfrutar los detalles”.

Algunas personas se benefician de una guía de la misma manera que podrían beneficiarse de un entrenador personal en el gimnasio. “A veces tenemos que comprometernos con otras personas para comprometernos con nosotros mismos”, nos explica ella. “A veces, cuando un entrenador o guía nos alienta en un momento determinado, es más probable que salgamos y hagamos lo que sabemos que es benéfico para nosotros.”

Bolton enfatiza, sin embargo, que una guía de terapia forestal no es un terapeuta. “El bosque en sí es el terapeuta”, dice ella. “El bosque hace todo el trabajo. La guía simplemente abre la puerta del bosque para ayudar a conectar el bosque con la persona.”

EL BAÑO DE BOSQUE PUEDE PROMOVER LA CREATIVIDAD Y LA SOLUCIÓN DE PROBLEMAS

Twisted trees cling to the edge of a bluff at sunset.

Los árboles de arbutus se aferran al borde de Manzanita Bluff, a lo largo de la ruta Sunshine Coast Trail. Foto: Andrew Strain

Uno de los beneficios de prestar mucha atención a tu entorno es que puedes ver cosas nuevas que ayudan a inspirar otras áreas de tu vida. “Así seas un arquitecto, un pintor o un escritor, la inspiración creativa puede provenir de dar una paseo lento en el bosque y notar los detalles con todos nuestros sentidos”, dice ella. Por ejemplo, notar un insecto que nunca has visto antes podría inspirar una nueva idea: “Hay un efecto de asombro, gran alegría, maravilla, curiosidad y emoción”.

EL BAÑO DE BOSQUE PROMUEVE EL BIENESTAR

A woman in a blue jacket places her hands on a large, mature tree.

Respirando en el bosque en el Parque Nacional Mt. Revelstoke. Foto: Ryan Creary

Los beneficios relajantes de pasar tiempo en la naturaleza están bien documentados. Un blog de la Fundación David Suzuki de Vancouver los resume, incluidos la disminución de la ansiedad y el fortalecimiento del sistema inmunológico. Los estudios japoneses han demostrado que las personas que pasan tiempo en el bosque inhalan bacterias benéficas, aceites esenciales de origen vegetal e iones cargados negativamente. La Asociación de Terapia Forestal y de la Naturaleza menciona innumerables beneficios, incluida la disminución de la presión arterial, el aumento de la energía y mayor capacidad de concentración.

Como la asociación lo reconoce en su sitio web, la terapia forestal no es un concepto nuevo, y “los enfoques como Shinrin-yoku tienen raíces en muchas culturas a lo largo de la historia”. Al igual que Bolton, muchas personas conocen los beneficios de su propia experiencia. “Admiro el bosque y de alguna manera me calma. Saca la alegría en mí”, reflexiona. “No sé cómo funciona, simplemente lo hace”. Riéndose, agrega: “No sé cómo funciona una computadora, pero funciona, así que la uso”.

DÓNDE PRACTICAR EL BAÑO DE BOSQUE (SHINRIN-YOKU) EN LA COLUMBIA BRITÁNICA

Haida Bolton ofrece caminatas guiadas de terapia forestal en la Costa del Sol. Ella también viaja a Coombs en la Isla de Vancouver para realizar paseos allí; visita: Nature With Haida.

From their base in Parksville on Vancouver Island, Pacific Rainforest Adventure Tours take guests on a gentle walk through an off-the-beaten-track forest with old-growth trees and native plants. In conjunction with Pacific Rainforest Adventure Tours, Tigh-Na-Mara Seaside Spa Resort & Conference Centre offers a Reconnect Package that includes accommodation and a forest bathing tour, plus mineral pool access at the resort’s Grotto Spa.

Pacific Rainforest Adventure Tours lleva a los huéspedes a un suave paseo a través de un bosque fuera de lo común con árboles ancestrales y plantas nativas, desde su base en Parksville, en la Isla de Vancouver. En conjunto con Pacific Rainforest Adventure Tours, el Tigh-Na-Mara Seaside Spa Resort & Conference Center ofrece un paquete de reconexión que incluye alojamiento y una excursión en el bosque, además de acceso a la piscina mineral en el Grotto Spa del resort.

A woman hikes in a forest, passing a sign that reads “S.C.T. South.”

Caminata hacia el sur desde Manzanita Hut a través de la ruta Sunshine Coast Trail, en la Columbia Británica. Foto: Andrew Strain

Para aquellos que se inclinan por las caminatas, el sendero Sunshine Coast Trail fue diseñado para ser recorrido de una manera contemplativa. El sendero de 180 kilómetros, es la experiencia de caminata más larga de Canadá, se extiende desde Sarah Point en Desolation Sound hasta la Bahía Saltery.

Según Eagle Walz, uno de los fundadores del sendero, la ruta fue diseñada, marcada y señalizada principalmente en una dirección norte-sur para brindar mayor soledad que si la gente comenzará desde cualquiera de ambos extremos y se cruzara por caminos. “A pesar de que la gente está ahí fuera, no necesariamente los ves”, señala. “Ver los marcadores con frecuencia hace que te sea fácil permanecer en el sendero y así, poder relajarte en el bosque y disfrutar respirando la atmósfera entre las plantas”.

Cerca del 25% del bosque templado del mundo está en la Columbia Británica, por lo cual, hay muchos lugares para ser uno con los árboles. Para obtener más ideas sobre dónde ir, ve los 5 mejores lugares para experimentar el bosque en la Columbia Británica.