Las 5 Mejores Maneras de Pasar una Semana en la Columbia Británica

Compartir  Facebook Twitter

¿Qué puedes hacer durante una semana en la Columbia Británica? Aquí te damos las cinco mejores maneras de pasar siete días, ya sea que prefieras los placeres urbanos o la naturaleza y la vida silvestre.

EXPLORA LAS CIUDADES

Vancouver, Victoria, y Whistler
A flatiron-style building in the Gastown neighbourhood of Vancouver.

Gastown es un barrio divertido para explorar en Vancouver. Foto: Kamil Bialous

Comienza en Vancouver, la ciudad más grande de la Columbia Británica y sumérgete en la escena culinaria. Deléitate degustando mariscos locales como ostras, salmón o pez sable, toma asiento en un bar de sushi o prueba el “dim sum” en uno de los restaurantes estelares de los suburbios en Richmond. Admira el arte de las Primeras Naciones de la costa noroeste en el Museo de Antropología, compra en las elegantes boutiques de Gastown y pasea por el bosque en el Parque del Puente Colgante de Capilano.

Luego toma un paseo panorámico en un BC Ferries hacia Victoria, la capital provincial de la Isla de Vancouver. Después de probar alguna cerveza artesanal de Victoria y de disfrutar de la belleza de los Jardines Butchart, regresa a tierra firme.

Termina con un recorrido en la carretera Sea-to-Sky Highway hacia Whistler, sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno 2010, donde podrás esquiar o caminar por la montaña y disfrutar de la alegre vibra del pueblo.

CONDUCE EN LA CARRETERA DE ALASKA

DESDE EL NORTE DE DAWSON CREEK
A Caribou cow with her calf search for mineral salts along the Alaska Highway at Muncho Lake, in the Northern Rockies of British Columbia.

Una hembra caribú con su ternero buscan sales minerales a lo largo de la carretera de Alaska en el Lago Muncho, en las Montañas Rocosas al Norte de la Columbia Británica. Foto: Andrew Strain

Comienza por el principio: Desde la Milla 0 en Dawson Creek en el noreste de la Columbia Británica, ahí puedes repasar la historia, en la Alaska Highway House. A partir de ahí, dirígete 2,451 kilómetros hacia Fairbanks, Alaska.

En el camino, haz escala en las aguas termales del Parque Provincial Liard River Hot Springs para darte un chapuzón, rodeado por un exuberante bosque boreal, también puedes detenerte en el Parque Provincial del Lago Muncho para observar sus aguas color jade y hacer avistamiento de vida silvestre, que incluyen ovejas, alces, caribúes y cabras montés. Otra razón para ir: las inolvidables auroras boreales.

VIAJE DE LAS ROCOSAS HASTA EL PACÍFICO

DE CALGARY A VANCOUVER
The silhouette of a rugged coastline hugs placid waters.

Battle Bluff sobre el Lago de Kamloops. Foto: Andrew Strain

Tómate el tiempo para saborear el viaje desde las escarpadas montañas rocosas canadienses hasta el nivel del mar, tal vez viajando en casa rodante o acampando en el camino. La ruta más popular incluye la autopista Trans-Canada Highway 1, a través de las Montañas Rocosas (con una parada en Banff, Alberta) y Kamloops, ubicadas en praderas semiáridas en la confluencia de los ríos Thompson del Sur y Norte y luego, haz escala en la ciudad metropolitana de Vancouver.

O bien, puedes tomar la Crowsnest Highway (Autopista 3), ruta hacia el sur de la Columbia Británica, esta carretera se dirige hacia el oeste a través de Fernie, una ciudad montañesa. El terreno cambia dramáticamente a través del sur de Okanagan, donde en Osoyoos se puede observar el desierto de Canadá. Después de hacer catas de vinos y chapotear en el lago, antes de llegar a Vancouver, continúa con una caminata o ir de pesca en el Parque Provincial E.C. Manning para disfrutar de una cocina multiétnica y recorrer senderos por el océano.

SIGUE EL OCÉANO

ISLA DE VANCOUVER Y LA COSTA DEL SOL
Cowichan Bay harbour at sunrise on Vancouver Island.

Amanecer en el puerto de la bahía de Cowichan, en Isla de Vancouver. Foto: Andrea Johnson

Maximiza tu consumo de aire fresco de mar, en un circuito por las encantadoras comunidades costeras de la Columbia Británica. Desde Vancouver, toma un paseo panorámico en los BC Ferries a la isla de Vancouver y visita la costa de Victoria. Luego, conduce hacia el norte a través de los vibrantes valles de Cowichan y Comox. (No olvides construir un castillo de arena en el destino vacacional de Parksville).

Desde Comox, aborda otro ferry y navega hasta el Río Powell, el centro de la parte superior de la Costa del Sol. Después de remar por Desolation Sound y explorar el sitio histórico Townsite del río Powell, dirígete a la parte baja de la Costa del Sol para pasear por las tranquilas ciudades costeras de Sechelt y Gibsons.

Un último movimiento por el océano te llevará de regreso a Vancouver.

SUMÉRGETE EN AGUAS TERMALES

CIRCUITO TURÍSTICO DE LAS ROCOSAS DE KOOTENAY
Aerial view of Arrow Lake and the pools at Halcyon Hot Springs Village and Spa near Nakusp.

Vista del Lago Upper Arrow y las piscinas de aguas termales de Halcyon Hot Springs Village and Spa cerca de Nakusp. Foto: Dave Heath

Comienza en Cranbrook, la entrada a las Montañas Rocosas de Kootenay. Desde allí, conduce a tu gusto un circuito de 850 kilómetros de la región, haciendo paradas para disfrutar de ocho de las aguas termales más impresionantes de la Columbia Británica. Estas incluyen las aguas termales de Lussier, situadas junto al río Lussier en el Parque Provincial del Lago Whiteswan, además de las aguas termales de Fairmont, las piscinas minerales naturales más grandes de Canadá.

Cerca de Nakusp, encontrarás las piscinas termales de Halcyon Hot Springs en el hermoso lago Upper Arrow con vistas a las montañas de Monashee. Y al sur de Kaslo, Ainsworth Hot Springs ofrece un baño único en su cueva en forma de herradura con estalagmitas y estalactitas, además de tener una hermosa vista del lago Kootenay.

Actualizado de la publicación original del 1o de junio de 2017.