Maps

GUÍA DE LOS VIAJES DE ESQUÍ IMPRESCINDIBLES POR LA COLUMBIA BRITÁNICA

Compartir  Facebook Twitter pinterest logoPinterest
Esquiando en la nieve en Whitewater Ski Resort | Kari Medig

¿Vas a viajar por la Columbia Británica este invierno? Debido a los recientes daños causados por las tormentas, la Provincia de la Columbia Británica ha ampliado las restricciones a los viajes no esenciales por las carreteras que fueron gravemente afectadas. Para enterarte de la información más reciente, la información actual sobre las fronteras, las órdenes y recomendaciones sanitarias locales, la conducción de vehículos en invierno y mucho más, consulta hellobc.com/know-before-you-go.

La temporada comienza y la nieve se acumula en las montañas. Los resorts de esquí están abriendo sus puertas y mi atención ya está puesta en el esquí. Pistas vacías y los espacios abiertos, explorar un nuevo resort con mis amigos, jugar con mi hija lanzándonos bolas de nieve, la adrenalina que fluye al deslizarse por una curva, o mejor aún, por un terreno inmaculado y la manera en que el aire frío y la nieve me dan energía. Pero, sobre todo, sueño con el lugar donde esquiaré este invierno.

Como editor técnico de la revista Ski Canada y colaborador de otras publicaciones de deportes de aventura, yo podría planear un viaje a cualquier lugar. Mis esquís han volado de Colorado a Japón, de Utah a Italia. Pero mi prioridad siempre es planear un viaje cerca de casa, en la Columbia Británica.

Y no soy el único que piensa así. Muchos esquiadores y snowboarders profesionales eligen vivir en la Columbia Británica, a pesar de que sus pasaportes sean de Estados Unidos, Francia o Nueva Zelanda. Y aunque otras regiones pueden tener sistemas de lifts más grandes o terrenos más alpinos, Mike Douglas, esquiador y cineasta patrocinado desde hace mucho tiempo, dice que ningún lugar iguala a la Columbia Británica.

“La razón número uno: es el lugar más consistente en lo que respecta a la nieve”, afirmó. “Pero eso no importaría si no fuera por la razón número dos: lo vastas y diversas que son las montañas y los terrenos”.

Haciendo surcos de ensueño en Whistler Blackcomb | Blake Jorgenson

EL MEJOR EN TODO: WHISTLER BLACKCOMB

El arma secreta de la Columbia Británica es la geografía. Las tormentas del Pacífico, cargadas de humedad, se ciernen sobre las cordilleras de la provincia, desde las Montañas de la Costa que se encuentran coronadas por glaciares al norte de Seattle, hasta las escarpadas Montañas Rocosas, más allá de Montana. Cada vez que las tormentas se elevan sobre las montañas, las espesas nevadas caen rápidamente, cubriendo los 13 resorts de esquí que están escondidos entre las interminables cumbres. Cada uno tiene su propio carácter, incluyendo el imponente Whistler Blackcomb, donde siempre comienzan mis sueños de esquí.

Como esquiador de toda la vida, me atrae su tamaño; es la zona de esquí más extensa de Norteamérica, con cuencas alpinas, glaciares y largas pistas entre los árboles. Como hombre de familia, me impresionan su inmejorable variedad de terrenos, su villa vibrante y sus diversas opciones fuera de las pistas. Como amante de la gastronomía, me fascina su exquisito y extravagante ambiente de restaurantes y bares. Y como hombre práctico, me parece una gran ventaja que sea es el resort más cercano a Vancouver, la puerta de entrada a la provincia.

Sin embargo, venir a la Columbia Británica para esquiar solamente en Whistler es como viajar a Estados Unidos y visitar solamente Nueva York. Seguramente la pasarás bien, pero vale la pena explorar un poco más y quedarse un poco más.

Y este es un excelente año para venir. El tipo de cambio favorece a los viajeros y además los meteorólogos pronostican un patrón meteorológico de “La Niña”, que suele traer nevadas a la Columbia Británica.

Esquiando entre los caricaturescos fantasmas de nieve de Sun Peaks Resort | Reuben Krabbe

DIVERSIÓN PARA TODOS: EL CUARTETO DE OKANAGAN

Los cuatro resorts de la zona de Okanagan son una buena puerta de entrada al resto de la provincia. Están en el centro de la provincia, y se les puede encontrar en el siguiente orden, de sur a norte: Apex Mountain Resort, Big White Ski Resort, SilverStar Mountain Resort y Sun Peaks Resort. Cada uno de ellos tiene su propia personalidad, pero todos comparten un enfoque familiar y cuentan con villas para entrar y salir de las zonas de esquí.

Apex es la más pintoresca de las cuatro, con una acogedora zona de base, un sistema de lifts que es fácil de usar, pistas casi vacías y un sendero de patinaje iluminado que serpentea por el bosque. Una visita obligada consiste en pasar una velada en el Gunbarrel Saloon, donde puedes sentarte bajo una cabeza de alce gigante y tomar un café flameado.

Las pistas superiores de Big White, más al norte, son famosas por los fantasmas de nieve, árboles tan cubiertos de nieve que parecen personajes de dibujos animados. Más allá de la nieve que parece talco, este extenso resort es también conocido por ofrecer una gran variedad de opciones para divertirse, desde el patinaje y los trineos jalados por perros, hasta el ciclismo de montaña y los paseos en motos de nieve; mientras que, a sólo una hora en coche de la ciudad de Kelowna, encontrarás pocas razones para abandonar la villa de esquí in/out más grande de Canadá.

El colorido pueblo de SilverStar se encuentra al norte, en medio de la montaña. Casi se puede entrar esquiando a las tiendas, como la panadería Bugaboos Bakery, donde puedes comprar sopa casera; de esta manera tendrás más tiempo para explorar. Haz tu calentamiento en las pistas delanteras y en las suaves pistas entre los árboles, y luego deslízate hacia el lado posterior para explorar las pendientes y las pistas de Putnam Creek.

Por último, hacia el noroeste encontrarás al resort cuyo nombre es curiosamente Sun Peaks. En realidad, es un nombre contradictorio, en el buen sentido, puesto que este resort tiene nevadas constantes. Ahí hay cuatro montañas entre las que puedes elegir, pues es el segundo resort más grande de Canadá en cuanto a superficie, aunque todo está muy cerca. Se puede practicar el esquí nórdico, caminar con raquetas de nieve y pasear en trineos jalados por caballos directamente desde la villa. Y con su bulliciosa villa peatonal y sus grandes hoteles, este sitio no es solo para que vayas a esquiar, sino para atravesarlo esquiando.

Se requiere usar un snorkel en el resort de esquí de Whitewater, Kari Medig

UNA INMERSIÓN EN LA CULTURA DE LAS MONTAÑAS: KOOTENAYS

Para profundizar un poco más en el ambiente del esquí canadiense, puedes dirigirte más hacia el este, a Kootenays, una región montañosa que está al norte de Spokane, Washington. Esta zona cuenta con una rica historia minera que se mezcla con un ambiente hippie y de esquiadores de corazón, para crear una cultura de montaña encantadora y única. Aquí se encuentra también el épico safari de esquí conocido como Powder Highway: una ruta circular que conecta a ocho resorts de esquí en la zona de Kootenays.

Nelson es una de las ciudades más geniales de la zona (y de la provincia) gracias a sus edificios patrimoniales, su ubicación junto al lago y su ambiente gastronómico. Este último se extiende hacia el Whitewater Ski Resort, donde la montaña está a solo media hora de la ciudad por carretera. Whitewater es casi tan famoso por el Fresh Tracks Cafe como lo es por su nieve seca, su esquí entre los árboles, donde es necesario usar un snorkel, y sus tours con fácil acceso a los campos traviesa. Aquí, los esquiadores epicúreos vienen solo a cenar en el restaurante de las pendientes, donde se ha creado una serie de galardonados libros de cocina.

Rossland y RED Mountain Resort están en el suroeste a sólo una hora en coche. Los esquiadores de corazón peregrinan hasta aquí para medirse con las legendarias pendientes de la montaña, donde una cuarta parte del terreno es de nivel de doble diamante negro; también vienen para vivir el ambiente de uno de los poblados de esquí más antiguos de Canadá, cuyas raíces históricas se mezclan con sus establecimientos más modernos y sus amables habitantes. RED es también un lugar ideal para probar el esquí transportándote en un vehículo de oruga tipo snowcat: Solo cuesta 10 dólares subir a un pico cercano. Y si esto es lo que te gusta, Big Red Cats lleva a cabo excursiones de un día justo al lado del resort..

El esquiador de estilo libre Stan Rey y la medallista de oro olímpica Kelsey Serwa exploran Kicking Horse | Origin/Destination Canada/ Kari Medig

GRANDES AVENTURAS EN LA MONTAÑA: REVELSTOKE Y KICKING HORSE

Al norte de Kootenays, las montañas son más grandes, en todos los sentidos. Revelstoke Mountain Resort cuenta con el descenso más largo de Norteamérica y Kicking Horse Mountain Resort no se queda atrás. Ambos resorts han sido sedes de importantes eventos de esquí y snowboard (Kicking Horse será sede del evento de Freeride World Tour esta temporada) y sus nevadas figuran entre las más constantes del planeta; en 15 años de funcionamiento, Revelstoke nunca ha registrado menos de 762 centímetros de nieve. Además, ambas están en una zona donde operan helicópteros, snowcats y recorridos de esquí.

A pesar de sus similitudes, los resorts están separados por una cadena montañosa y cada uno de ellos es diferente. Kicking Horse, por ejemplo, recompensa a los exploradores con cuencas y pendientes para esquiar en lo alto, así como claros y pistas suaves de alto rendimiento en la parte baja; por otro lado, Revelstoke es más bien un resort de esquí de línea descendente con grandes caras y un sinfín de opciones para esquiar entre los árboles.

Pero no te dejes intimidar por las estadísticas de las grandes montañas. Gracias a la nieve profunda y a la gran verticalidad, las pistas son suaves y divertidas. Además, los pueblos cercanos a sus bases tienen un encanto rústico que ambienta el camino hacia las faldas de la montaña, creando una mezcla ecléctica de tiendas y restaurantes.

SON SOLO UNA MUESTRA: REMOTOS PERO ACCESIBLES

Aunque todos los resorts se encuentran bien resguardados entre las montañas, la mayoría de ellos están a menos de dos horas en coche de algún aeropuerto, y ninguno está a más de tres horas. El Aeropuerto Internacional de Kelowna es el aeropuerto más céntrico y la mejor opción para los resorts de Revelstoke, Kootenay y Okanagan. El Aeropuerto de Kamloops está a una hora de Sun Peaks, mientras que Kicking Horse está a poco más de dos horas del Aeropuerto Internacional de las Rocosas Canadienses en Cranbrook, más al sur.

Y eso es solo una muestra de lo que hay. Hay un sinfín de maneras de conectar varias zonas de esquí en un solo viaje para atravesar la provincia desde el Pacífico hasta las Montañas Rocosas. Hay más de 20 montañas de esquí más pequeñas, y quizás no todas sean grandes, pero todas ellas contribuyen a que la provincia sea uno de los grandes destinos para esquiar en el mundo.

“Cuando viajo y le digo a alguien que soy de la Columbia Británica, siempre me dicen que su fantasía es esquiar aquí”, dice Mike Douglas. “Y no tengo argumentos para contradecirlos”.

ESCRITO POR: RYAN STUART

ryan_adventures

Ryan Stuart quería que le pagaran por esquiar. Los Juegos Olímpicos y el Freeride World Tour no eran opciones viables, así que optó por escribir y se alegra de haber tomado esa decisión. Ahora es un escritor independiente de tiempo completo y el editor técnico de la revista Ski Canada. Si no está esquiando o escribiendo sobre esquí, se le puede encontrar surfeando o en las tierras, los bosques y las montañas de la Isla de Vancouver para inspirarse.