Los Mejores Lugares para Ver Auroras Boreales en la Columbia Británica

Compartir  Facebook Twitter

¿Alguna vez has visto auroras boreales? Hay algo mágico en la experiencia.

También conocido como el efecto Aurora Borealis, estas Luces son como mechones de niebla que se arremolinan, se lanzan rápidamente, algunos dicen que bailan por el cielo en el hemisferio norte. (Aurora es la diosa romana del alba; Boreas, el dios griego del viento del norte.) Desde zigzags hasta cortinas y arcos ondulados, el espectáculo es el resultado de las partículas del sol cargadas eléctricamente, que golpean gases al entrar en la atmósfera de la Tierra en un viento solar, creando estos colores fantásticos, a veces observándose una variedad de tonos brillantes, a menudo un verde fantástico o rosa translúcido.

Las comunidades remotas con poca contaminación lumínica son ideales para ver Auroras Boreales. El mejor momento es durante el invierno (diciembre a marzo), con noches frías y despejadas y más horas de oscuridad. Prepárate para quedarte hasta tarde: alrededor de la medianoche es la hora del espectáculo. En la Columbia Británica, necesitas alejarte de las nubes costeras, dirígete hacia el interior y al norte:

PARQUE PROVINCIAL MUNCHO LAKE

The Northern Lights shine neon green over a tranquil lake.

Espectáculo de auroras boreales sobre el Lago Muncho, en la Columbia Británica. Foto: @boymeetscamera vía Instagram

Los visitantes nos mencionan que hay avistamientos de Auroras durante todo el año en este parque, al norte de la Columbia Británica, además de ser pintoresco, es de fácil acceso desde la carretera Alaska Highway. Tiene una geografía inusual, incluyendo “montañas plegadas”, que establecen la escena. Alójate en la cabaña Northern Rockies Lodge para pasar algunos días y hacer pesca de truchas y paseos en bote y, si tienes suerte, las luces de color verde aguamarina se reflejarán en el lago Muncho.

DAWSON CREEK

A stunning green display of the Northern Lights over Dawson Creek, BC.

Mike Pringle esperó el momento perfecto para capturar la Aurora Boreal en Dawson Creek, en la Columbia Británica. Foto: @the_rising_haze vía Instagram

En el rancho de Peace River Country al noreste de la Columbia Británica, el pequeño poblado de Dawson Creek es el campamento base para practicar senderismo, esquí, pesca y observación de aves. También se encuentra la Milla Cero de la Autopista Alaska Highway y cuenta con numerosos sitios históricos, además de cielos abiertos, ideales para observar a la Aurora.

AGUAS TERMALES DE LIARD

En una lista de cosas por hacer de cosas románticas, rústicas y salvajes, deben estar estas piscinas termales naturales y húmedas, las segundas más grandes de Canadá, ubicadas cerca de la frontera con Yukón. Algunos no solo han sido testigos de las Luces durante horas aquí, sino que también han observado una rara Aurora roja. Puedes sumergirte en los manantiales, pescar o caminar con raquetas de nieve, observar alces que recorren el exuberante bosque boreal salpicado de orquídeas silvestres. Acampa o alójate en la cabaña del Lago Muncho, a 30 minutos de distancia en coche.

SMITHERS

Tu opción más cercana a Vancouver es un vuelo directo al noroeste de Smithers, ubicado a un lado de la montaña de la Bahía de Hudson. Es un antiguo centro ferroviario convertido en una ciudad de montaña recreativa al aire libre de estilo alpino con un alojamiento cómodo, una animada escena de entretenimiento y excelentes opciones gastronómicas. Al este de la lluviosa Cadena Costera del Pacífico (Coast Range), también es seco y frío, lo que significa que podrás encontrar nieve para esquiar y cielos despejados. Sal de la ciudad y encuentra un lugar para establecer un campamento de observación de Auroras. Es muy seguro que puedas observar vida silvestre como: cabras montés, águilas calvas, nutrias, hasta incluso un oso o un alce.

LAGO SHUSWAP

A bright green glow over a quiet bay.

El resplandor y el reflejo de la Aurora sobre la bahía en Lee Creek. Shuswap, en la Columbia Británica. Foto: @ see.roy.visualz vía Instagram.

Una fiesta sin fin en verano, la “capital de las casas flotantes de Canadá” es tranquila en otoño, sin mencionar las ofertas de temporada baja y los colores del otoño. Alquila una casa flotante (no se necesita experiencia) y explora los 1,000 km de orilla del profundo lago. Después de los juegos de mesa, las hogueras y el descanso y relajación, envuélvete en un saco de dormir y espera las luces desde la terraza o desde un jacuzzi.

A dondequiera que vayas, lleva contigo el sentido de la aventura y la paciencia, además de un lente de gran angular y un tripié. No se sabe si las Auroras aparezcan y eso es lo que las hace más especiales cuando sucede.