7 Exquisitas Maneras de Enamorarte de Okanagan en la Temporada de Cosecha

Compartir  Facebook Twitter

Cualquier día del año es un buen momento para explorar el Valle de Okanagan en la Columbia Británica. Pero nada mejor que visitarlo en otoño. El calor abrasador se ha enfriado, dejando solo un soplo de calor persistente que es capturado por los acantilados que rodean los lagos del valle. Las multitudes también se han ido dejando los caminos menos congestionados y bien abiertos para explorarlos. Y a medida que se acerca la cosecha, el vibrante pincel del otoño pinta los viñedos y huertos del valle de intensos tonos escarlata y ocres. Aquí te presentamos las mejores cosas que puedes hacer en la temporada más deliciosa en el país del vino.

1. DEGUSTA EXTRAORDINARIOS TINTOS

Detrás de escenas, los vinicultores están llenando los barriles y tanques con la nueva producción de la cosecha. Pero en las salas de degustación, los visitantes se han ido reduciendo después de un ajetreado verano. Eso hace del otoño la temporada perfecta para degustar los nuevos vinos tintos de Okanagan. Espera probar algunas de las añadas cosechadas en la última temporada. Una excelente manera de recorrer los viñedos sobre dos ruedas, Heatstroke Cycle en Osoyoos incluso te permite añadir potencia a tu pedaleo con la renta de bicis eléctricas.

2. CENA EN UN VIÑEDO

Sun rising over the Okanagan Valley as seen from Tinhorn Creek Vineyards in Oliver

Sol levantándose sobre el valle desde los Viñedos de Tinhorn Creek. Foto: @andrewstrain.

Lo único que supera una degustación de vino en un viñedo es cenar ahí. Los chefs de los viñedos del Valle de Okanagan están desarrollando una exclusiva cocina local basada en impresionantes ingredientes de campos, arroyos, bosques e inclusive remotos paisajes rurales, en donde los recolectores cosechan espárragos en primavera y champiñón porcini en otoño. Dos viñedos con restaurante que debes conocer son: Old Vines Restaurant en Quail’s Gate en West Kelowna y el Miradoro en Tinhorn Creek Vineyards en Oliver.

3. SUEÑO MULTICOLOR

Trayendo la diversión multicolor al centro de Kelowna se encuentra el Hotel Zed, en una ubicación privilegiada justo al otro lado de la calle, a orillas del lago y a unos cuantos pasos de los mejores restaurantes de la ciudad. Espera tener servicio de bicicletas gratuitas, una sala de ping pong, una van retro y una mini discoteca privada. Después de todo ¿quién necesita dormir?

4. ENDÚLZATE

Las atareadas abejas han estado zumbando por todo Okanagan, polinizando todas las plantas y flores y haciendo dulce, dulce miel. Degusta su producción en la Granja de Miel de Arlo en Kelowna, al igual que en Penticton Lakeside Resort y en el restaurante de Kelowna Delta Grand’s Oak + Cry, en dónde las abejas se encuentran zumbando sobre sus propias colmenas.

5. BRINDEMOS

Con 170 viñedos autorizados, el Valle de Okanagan no sufre escasez de vino. Pero el valle tiene algo diferente para todos sus sedientos visitantes dependiendo de su gusto: Disfruta de cervezas artesanales en el BNA Brewing Co de Kelowna, prueba la variedad de sidras locales elaboradas en Broken Ladder con manzanas cosechadas en BC Tree Fruits growers; o saborea la absenta de la primer destilería artesanal en la Columbia Británica, Okanagan Spirits.

6. “Have fun on the farm”

Vintage red truck at Covert Farms in Oliver.

Un viaje clásico en las Granjas Covert. Foto: Destination BC/Gabriel Cabrera

Conoce el lugar de donde proviene tu comida con una visita a las granjas Covert Farms Family Estate cerca de Oliver. Súbete a una camioneta clásica Mercury 1952 para hacer los recorridos a través de sus campos, huertos y viñedos, después cautívate con una degustación de vinos y haz algunas compras en la tienda de la granja. ¿Prefieres cosechar tu mismo  los productos? Las Granjas Covert también te ofrecen esa experiencia. O bien, te puedes dirigir a Las Huertas Davison en Vernon, en dónde te ofrecen recolecta de manzanas y calabazas en otoño, al igual que paseos en tren y tartas irresistibles.

7. ÚNETE A LA FIESTA

Que nunca se diga que la gente de Okanagan no sabe cómo divertirse, es el país del vino después de todo, y la temporada de cosecha es la mejor manera de celebrarlo. La fiesta más grande de todas es El Festival del Vino de Otoño en Okanagan. Se lleva a cabo todos los años en Octubre y presenta eventos desde Lake Country hasta el Valle Similkameen, incluyendo degustaciones, seminarios e inolvidables cenas en las bodegas de vinos que cuentan con lo mejor de la cosecha anual.